Estás en: Actualidad > Bajo la mirada de El Angliru...

Bajo la mirada de El Angliru...

foto1
16.12.2014 | General
La segunda etapa del Anillo Ciclista comunica las áreas recreativas de Viapará y La Peral

La verdad es que los «asturianos somos la madre que nos parió p´a rriba», pues miramos hasta con cierta envidia a los Centros de BTT de otras Comunidades, o dominios foráneos que difunden modalidades modernas de la btt como el Enduro, como Zona Zero, cuando en Asturias tenemos una orografía que nos permite tener de todo y para todos, hasta incluso tenemos un intenso Centro de BTT como es el Anillo Ciclista de la Montaña Central, quien quiera verlo desde otra perspectivas puede sacarle a esta infraestructura ciclista retos como el que presento en esta ocasión, hacer la 2ª Etapa del Anillo, y darle la Vuelta a la famosa subida del Angliru.

Nos plantamos un buen grupo de BTT ASTURIAS, por la mañana en el Área Recreativa de Viapará, y tras el café mañanero en la nueva instalación de Viapará Mirador del Angliru, nos ponemos en camino y la primera sorpresa de la mañana el Panel de Inicio de la 2 ª Etapa ha desaparecido, sin que nadie sepa darnos cuenta del tema.

Por lo cual el personal no puede consultar la ruta ni sus datos aunque el Google Earth en el caso de esta ruta se dispara: 47, 4 Km  2.712 mts de desnivel de ascenso, rampas máxima del 28% y medias de 9,6%.
Tras este incidente, seguimos la ruta que parte del parking de Viapará, y va por la carretera hasta la recta de Llagos, que es un buen tramo de subida en cuyos márgenes vanos viendo los paneles que nos van presentando al paso las gestas de los ciclistas en cada momento así como las rampas y los desniveles a ganar.

Al llegar a la recta de Llagos el, Anillo de la Montaña Central, se abandona la carretera para entrar por caminos de tierra y dirigirnos sin apenas problemas de direccionalidad hacia la mota del pico Utiel, entrando de nuevo en otra frenética bajada hacia el fondo del valle a través de la aldea de Muriellos, pues la traza por Les Arroxines está en bastante mal estado y se desecha para la BTT, por lo cual hay que bajar hasta la carretera RI-6 y virar por ella en dirección ascendente pasando por las aldeas de La Felguera, La Cantera y, Santo Adriano y concluir este recorrido por asfalto en Llamo.

En plena plaza de Llamo, tras un descanso emprendemos ruta, ahora los tramos de tierra y hormigón están salpicados de duros repechos que nos dejan ante los restos mineros de Rioseco. Una vuelta por sus instalaciones y de nuevo a la trotona para ganar el Collada de Mestas ubicado en el eje de la Cordal. No es una subida muy larga ni tampoco presenta grandes repechos, lo cual nos permite poder contemplar en toda su dimensión no solo la sierra del Aramo, sino también el valle de Riosa y las instalaciones mineras casi que vista de pájaro.

Ganado el citado collado de Mestas, se vira a la derecha y se sigue de nuevo por carretera , hasta poder dejar está a la altura de la Golpeya, aquí se puede optar por ir por asfalto o seguir por tramos de tierra, tomamos esta segunda opción dejándonos llevar por la señalización del Anillo que nos indica que el rumbo es Sur para ganar la Campa de Ablaneu, desde la cual damos vista a la vertientes lenenses. Un repechón nos separa de la Campa de la Solana, ganado el cumbral nos dejamos caer por la pista abajo hasta llegar a la carretera AS.230, entrando al Área Recreativa de La Peral que es el punto donde concluye la 2ª Etapa del Anillo de la Montaña Central, o sea 24 km y unos 1.180 mts de desnivel.

Buscando El Angliru

Una vez más estamos ante una ruta corta pero como siempre de una importante dureza, que sí se deja en este punto pues está muy bien incluso empalmar la 3ª etapa puede ser una buena opción, aunque luego las logísticas se complican bastante. En nuestro caso en vez de concluir o empalmar otra ruta,  optamos por cerrar el bucle sobre el Aramo, y para ello hay que subir primeramente al Alto de la Cobertoria, que tras la rodadura por caminos se hace algo penosa y más a los que no estamos de rodar por carretera.

Antes de ganar el alto se toma a la derecha (Cava la Cimera) y por el ramal sube hacia el Gamoniteiro, dejando el Valle de la Peral a la espalda, es una subida calmosa al principio hasta que llegamos a la Collada del Fresno, donde bien pensé bajar hacia la Ermita el Alba y de ahí subir a la plataforma del Angliru, pero preferimos subir al Gamoniteiro, que es todo un referente.

La verdad es que nos confundimos casi todos, pues teníamos en nuestra memoria otra idea de esa subida y como que se habían borrado algunos tramos, la realidad se fue imponiendo en nuestras mentes y piernas que iban acusando la fatiga de la ruta y los desniveles acumulados. Con paciencia y esfuerzo fuimos ganando la cumbre del Gamoniteiro con la vistas tan excelentes que dicha ascensión nos ofrece que son impresionantes miremos para donde miremos.

Tras una hora largo de pedaleo, ganamos el punto final del Gamoniteiro, echándonos por un camino lateral que el amigo Ordás no está dispuesto a rodar, pues lo de él no son los terrenos escabrosos, los demás nos echamos ladera abajo hacia el Lago de la Cueva debajo del cresterío de Gamoniteiro. Es impresionante la cantidad de metros que se pierden en apenas unos minutos. A partir de aquí el ciclar es sortear los jous e intentar rodar lo más posible pero aunque lo intentamos la sed, pues nos falta agua, y el cansancio nos hacen bajarnos de la trotona en apenas unos metros.

De nuevo esa sensación de que en otras ocasiones rodamos más tramos, pero también íbamos más frescos porque habíamos empezado a subir desde La Peral, y quiérase o no son muchos menos kilómetros y desnivel.

La travesía hacia el Lago de Roblés se hace buscando la mejor trazada , cada uno la que cree mejor, aunque el sobeo de las piedras y la senda que marca el ganado nos hace no apartarnos mucho de estas huellas, pues la zona no deja muchas otras opciones, tal y como nos sucede en la subida hacia el collado del Pico Carba. En todo caso esta zona es para hacerla conociendo estos parajes y así  con todo con un GPS y un buen track, por lo que pueda pasar…

El collado de Carba, nos deja ver enfrente la planicie del Angliru, pero nuestro camino debe ir un poco hacia la izquierda para ganar la Llaná la Collá y el depósito que la preside el comienzo del valle, eso vi virando al Oeste hasta el centro de la gran pradería donde aún pasta el ganado. Llegado a este punto me pregunto si no hubiera sido mejor entrar por la Collada Fresno y por la Ermita  del Alba hasta aquí.., en lo hecho  pues pecho.

En medio de la pradería  en el cual veremos que a la derecha nace una casi que imperceptible pista, formada primeramente por rodadas y luego ya por tramos más definidos que a media ladera va ganando el collado que forman el pico Moncueyu y el Tamparón, tras el cual se esconde la bajada hacia la plataforma, que da acceso al  punto final de la subida del Angliru. A la cima vamos llegando poco a poco, pues cada uno ha ido afrontando estos durísimos tramos, no tanto por las dificultades técnicas que también, sino porque en las piernas pesan los 2.500 mts de desnivel que hemos ido superando.

Ya todos en la cima se impone una foto final y un saludo de alegría, para afrontar ya sin problemas la bajada hacia Villapará, que no ofrece problemas pues se hace totalmente por asfalto y por el recorrido se la mítica subida del Angliru, y que hacemos despacio pues ya caída la tarde el frío reinante hace la bajada muy dura, además merece la pena bajar despacio y contemplar desde esta impresionante balconada media Asturias, eso sí luego nos dimos un homenaje en el Mirador del Angliru, tomando sus buenos callos, por aquello de recuperar fuerzas.
Ruta dura donde las haya.

Fuente: www.bttasturias.net